Caffa es trabajo y desarrollo de comunidades cafeteras con Responsabilidad Social.

¿Cuál es el primer pensamiento que se te viene a la mente cuando tomas una taza de café?

Quizá sea en alguien especial para ti, en algún acontecimiento que te emocione, o en algo que te apasiona. Sin embargo, en contadas excepciones o casi nunca pensamos en el contexto y en los protagonistas, que a través de su ardua y honrosa labor, hacen posible disfrutar de la mejor bebida del mundo: el café de especialidad colombiano.

Hoy deseamos compartir con ustedes la historia sobre cómo desde nuestra marca Caffa por medio del principal valor que sostiene nuestra esencia y razón de ser (la Responsabilidad Social); construimos y contribuimos a la evolución de comunidades cafeteras alrededor de nuestro país.

Sean bienvenidos, a través de estas breves líneas a conocer, explorar y maravillarse con nuestro proyecto de Responsabilidad Social fundamentado en talleres de formación y desarrollo personal, para nuestros caficultores Colombianos.

Taller en Salazar de las Palmas, Norte de Santander

Los Gallardo en Pueblo Nuevo, Norte de Santander: El origen de nuestros talleres. 

Desde el nacimiento de nuestra marca, visualizamos la oportunidad de generar un impacto positivo no sólo en el producto que íbamos a vender, sino enfocándonos especialmente en los productores. Sabíamos que para comercializar café de especialidad, aparte de conservar un producto de muy buena calidad, no debíamos restarle importancia al bienestar y desarrollo personal del caficultor. De tal manera que priorizamos dentro de los procesos y objetivos de nuestra empresa: estudiar, crear, ejecutar y sostener; proyectos de desarrollo humano y profesional para las comunidades cafeteras.

Este plan de desarrollo, que se ha replicado al día de hoy en más de 20 municipios cafeteros, consiste en acercarnos a este público objetivo entendiendo el sentir y la razón de sus necesidades, estudiando este contexto, proponiendo y ejecutando vías de solución a estas situaciones desfavorables de forma lúdica y didáctica con programas académicos. De esta forma respondemos eficientemente a la solución de sus necesidades y maximizamos su conocimiento.

Fue así como en el 2017, año de nacimiento de Caffa, establecimos el primer contacto con Gabriel Gallardo y su familia en Pueblo Nuevo, Norte de Santander. A partir de ese momento, llevamos a cabo por primera vez esta idea fundamentada en la educación y transformación positiva de las labores y los roles de él y los miembros de su familia, dentro de la comunidad que representan. Teniendo como resultados favorables el bienestar y calidad de vida generados a través de los derechos y deberes de su profesión como caficultor. Y por supuesto todos estos triunfos reflejados en el delicioso aroma y sabor de nuestra selección de café Pueblo Nuevo.

Integralidad y productividad en las comunidades cafeteras.

Tras comenzar en el primer año de nuestras operaciones con estos programas de desarrollo social e identificar nuestro objetivo de generar un impacto real a través de la personalización o apropiación de las necesidades de la colectividad cafetera; nacen los fundamentos teórico y práctico de nuestros talleres: la integralidad y la productividad.

Una vez nos dimos cuenta, apropiamos y agrupamos los intereses de los grupos cafeteros, a través  del contacto continuo con ellos en nuestros viajes alrededor de Colombia. Ajustamos el método de nuestros talleres, basándonos en el principio de integralidad de los temas a tratar, enseñando los siguientes temas: Derechos Humanos, Agroecología, Catación y Barismo, Ecoturismo, Finanzas Personales y Economía Solidaria. De esta manera logramos acercarnos al caficultor como persona y no sólo como productor.

Pero no sólo pretendíamos que los caficultores adquirieran el conocimiento, sino que al mismo tiempo lo aplicaran buscando mejorar la calidad de su producto y por ende sus finanzas. Fue así como incentivamos y aplicamos el principio de productividad sostenible en nuestros talleres: 1-) Entendiendo y capacitando cuales son los  derechos de los caficultores y su participación como seres humanos en la sociedad. 2-) Protegiendo el medio ambiente y ecosistema donde cultivan el café. 3-) Instruyendo y fomentando el maravilloso potencial de su café. 4-) Valorando y promoviendo los espectaculares escenarios donde se produce el café. 5-) Ofreciendo un pago justo y asesoría financiera al productor, que impacta colectiva y positivamente en sus finanzas y en las de la comunidad que hace parte. Y finalmente 6-) ofrecer al cliente final el mejor café de especialidad Colombiano.

Actualmente, ya son más de 15 comunidades, entre ellas: Ocaña, Pueblo Nuevo, Salazar de las Palmas, Durania y Chinacota. Las cuales hemos logrado impactar positivamente con la colaboración de Multinacionales, Comités Departamentales de cafeteros, Cámaras de Comercio, Federación Nacional de Cafeteros, Cooperativas, Alcaldías Embajadas y Universidades.

Brindemos con café especial para impulsar el desarrollo social del caficultor colombiano.

Para concluir, la invitación que hacemos es que cada uno de ustedes como miembros esenciales de nuestra familia Caffa, compartan y disfruten con nuestras selecciones de café especial ; teniendo en cuenta que al deleitarse sorbo por sorbo con este producto, apoyan y aportan significativamente al progreso de las comunidades cafeteras colombianas.

Compra AQUÍ la referencia de tu café de selección favorito. 



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados